Siembran en mi güertu

Deja tu e-mail y te enviaré la cosecha del güertu a casa...

domingo, 27 de febrero de 2011

El río de la vida , el Cabra


Pesco emociones en mi río de infancia, recuerdos de aquel espacio de deseada soledad en la zona oriental de Asturias, en el río Cabra.
La película “El río de la vida” me transporta directamente a aquellos días junto a la presa del Nuevu y el molino de mi abuela. Mi padre era albañil y no sacerdote como el de Norman y Paul pero puedo asegurar que siento como los Maclean junto al Big Blakfoot y desgrano todas esas emociones entre familia, religión y pesca … donde parece que nunca se dicen las cosas importantes sino que se sienten.
En mi río el aprendizaje de vida era constante… descubrí los rincones, las raíces donde las truchas se escondían, donde se cebaban e incluso a valorar situaciones de pesca dependiendo del agua que llevase el río y de la climatología del momento. Si quería llevar una trucha para casa, sólo debía quitarme el pantalón, mojarme y atraparla! No dudo que muy a disgusto de los pescadores puristas pero poseía aquella habilidad y la osadía suficiente de meter la mano bajo las piedras buscando las agallas de un pez.
En mi relación con el río…en ocasiones un tanto mística, muchas veces reflexioné para mis adentros “cerca del Cabra nunca moriré de hambre”.
Los días de sol podía respirar la luz … en más de una ocasión cuando volvía a casa de pescar y en una zona frondosa orientada al sur, pasaba por un pozo, un sitio precioso; los árboles lo tenían anegado a la sombra pero la luz se colaba con fuerza buscando con dificultad el fondo. Entonces, me desnudaba, pasaba por encima de las rocas que generaban la corriente y me lanzaba a aquel vacío. Qué sensación de libertad! Metía la cabeza bajo el agua y gritaba a la oscuridad… no se podía ser más feliz! Momentos de felicidad que con el paso del tiempo se escapan de las manos como el agua.
Creo que todos tenemos un río de la vida donde fluyen los acontecimientos, el mío es sencillo, intenso y me gusta compartirlo.
A mi hermano Juan… su mano cercana me salvó de perecer en aquel río donde por primera vez me bañé!
El Río de la Vida, película basada en los cuentos biográficos de Norman Maclean, dirigida por Robert Redford, 1992.

lunes, 21 de febrero de 2011

X Vs Neptuno


Reto a Neptuno desde la atalaya de mis dominios, su fuerza moviliza el viento y las olas contra la tierra… sabe de su poder, su incansable voracidad arremete una y otra vez contra las entrañas del mundo resquebrajando las rocas en las que él algún día se tumbo a ver el ocaso. Ahora cansado de que la humanidad no respete su pulcritud se plantea de nuevo la conquista de los continentes. Aquellos a los que un día brindó la gracia de una vida seca,…



Canon EOS 50D

25 seg.
f:8
ISO 100
Adobe Lightroom

lunes, 14 de febrero de 2011

Sirenas II


Las sirenas siempre atentas a las mareas nos esperan en el fondo del mar intentando salvarnos de las simas y de las profundidades. Para cuando nos queremos dar cuenta de su presencia ya hemos caído en las redes de tan hábil animal y yacemos dormidos en la orilla....

Sigo de sequía...







jueves, 10 de febrero de 2011

Carlos Casariego

Hay días en nuestra de nuestra vida sin número, sin tallar en el calendario que resultan especiales por razones varias, la semana pasada un día cualquiera, a una hora "X" conocí a Carlos Casariego, su humildad, su capacidad comunicadora y su generosidad fueron su tarjeta de presentación.
Expone en Gijón en el Antiguo Instituto, obras de La Habana, Nueva York y Gijón, se definió desde un primer momento como "un pintor que hace fotos" (Carlos corrígeme si me equivoco), y su obra creedme que muchas veces resulta como una pintura, siendo a mi forma de verla equilibrada y llena de matices y texturas que la hacen única.




Canon PowerShot G11
1/25 seg.
f:2,8
ISO
Adobe Lightroom


[...] Lo mejor es dejar que su presencia nos invada, acoplar el ritmo de nuestros pasos a los suyos y respirar hondo para sentir con el clic de la cámara ese instante mágico que nos une. [...]
Carlos Casariego





lunes, 7 de febrero de 2011

Per saltum

Siempre que veo un caballo aparecen flashbacks de mi infancia en el molino de mi güela; recuerdo que mi tío me encargaba la tarea de llevar la yegua del “pastorín” (amigo de la familia) a beber al río, en un principio la actuación por mi parte resultaba intachable, agarraba a la yegua por la cabezada y la llevaba hacia un camino que cruzaba el río, pasaba por delante de la cuadra de Daniel (mi tío) con cara de no haber roto un plato en la vida,… el camino circulaba paralelo al río entre el silo y el puente que llevaba a Candolías, llegaba un momento que para salvar la diferencia de altura entre el río y la orilla se habría una canal que lo cruzaba de forma transversal, aprovechando una enorme piedra que cruzaba el río de una lado a otro que ni las riadas mas salvajes habían podido con ella, yo dócilmente bajaba por la cuesta con el ANIMAL sujeto por una cuerda que amarraba la cabezada,… ella (la yegua) pacíficamente empezaba a pegar sorbetotes en el río, y yo comenzaba a maquinar mi plan de ataque, subía por la rampa y me colocaba (siempre sin soltar la cuerda ) en la parte de arriba de la canal, cuando aquella bestia (yo no tendría mas de once años) había saciado su sed, jalaba un poco de ella y cuando el equino comenzaba a subir suavemente por la cuesta que la devolvía al camino, era en ese momento, cuando a mi me quedaba a la altura exacta para dar el salto,… de un brinco me sentaba a horcajadas sobre el lomo de aquella yegua blanca, convirtiéndome nunca mejor dicho “per saltum” en un indio de los de las películas, en Dartagnan o Sandokan, me aferraba a la crin de la yegua que normalmente salía asustada volando hacia el maizal y la “Vuelta´l Cierru”. Una vez pasado el susto la yegua mansa volvía a su ser y al paso ya no tendía tanta gracia, me deslizaba por un costado y volvía a pasar entre el silo y el puente de Candolias y con la yegua de la cabezada y con el trabajo concluido por delante de mi tío para amarrarla a la figar de al lado de la cuadra… Aquellos maravillosos años.



Canon PowerShot G11
1/2000 seg.
f:3.5
ISO 80
Adobe Lightroom

jueves, 3 de febrero de 2011

Sirena...

Inmerso en una sequía de fotos sin precedentes he tenido que recurrir a las sirenas para poder superar el bache. Esta, la fotografié en Fuerteventura hace un par de años...


sirena.

(Del lat. sirēna, acus. de siren, -ēnis, y este del gr. σειρήν).

1. f. Ninfa marina con busto de mujer y cuerpo de ave, que extraviaba a los navegantes atrayéndolos con la dulzura de su canto. Algunos artistas la representan impropiamente con torso de mujer y parte inferior de pez.



miércoles, 2 de febrero de 2011

Un beso de esos

Hacía ya tiempo que la música no se hacia protagonista en mi blog, este video creo que se merece toda nuestra atención;

Imaginemos a Toni Zenet delante del ordenador. Viendo vídeos en youtube de sus canciones descubrió que Raisa, una joven que sabe lenguaje de signos, había adaptado su canción ‘Soñar Contigo’.

En ese momento a Zenet se le encendió la bombilla: quería contar con Raisa en su próximo videoclip. El resultado fue el siguiente:




Parte del texto extraido de la Web Musicopolis