Siembran en mi güertu

Deja tu e-mail y te enviaré la cosecha del güertu a casa...

martes, 15 de marzo de 2011

La libélula que quería ser mariposa


En la orilla de una charca, donde los juncos nacen el lo húmedo para mecerse secos al aire, allí donde el fango y el cieno cultivan seres misteriosos y mudables, allí habitaba una preciosa libélula, volaba y se posaba sobre los nenúfares, se deslizaba juguetona entre los manglares en la pacífica vida de su charca.

Un día en su vuelo matutino, las nubes cubrieron el cielo y un fuerte viento se levanto a su paso sobre los juncos altos, fue secuestrada por el aire, el fuerte viento del norte la alejo de su charca para llevarla a una pradera, una zona descampada, lejos de su entorno, lejos del agua,... todo el suelo estaba cubierto de hierba, los juncos aquí eran pequeñas margaritas, los nenúfares grandes flores; margaritas, pequeños cardos y miles de colores llenaban el campo repleto de flores silvestres. Allí vió que la pradera estaba habitada por unas libélulas muy extrañas, con grandes alas de colores que volaban con el viento lánguidas y sutiles, se movían con orgullo y con rapidez,… paró sobre un pensamiento e instantes después una majestuosa y hermosa Macaón aterrizaba a su lado, la libélula, admirada por sus preciosos colores le dijo, - amiga libélula, ¿cuál es tu procedencia? ¿de donde has sacado esas maravillosas alas?- La Macaon muy elegante la miró directamente a sus ojos enrejados y le dijo…

- Querida, no soy una libélula, soy una mariposa y antes que mariposa fui una oruga, una oruga gorda y fea, todos los habitantes de la tierra sentían repulsión al verme, y jamás se paraban a admirar mi belleza,… en cambio tu querida, has sido una larva preciosa, has conocido los secretos de las profundidades de una charca antes de convertirte en lo que eres, y tus alas, tus alas reflejan el sol en iridiscentes colores, en tus alas querida esta el arcoiris, nunca se te olvide hermosa, yo he nacido con estos colores, pero en ti están todos y cada uno de ellos y además varían a cada segundo que pasa, CREETELO, ERES PRECIOSA.

Y la libélula, voló loca de contenta esperando que otro trozo de viento la arrastrase nuevamente a su charca para poder contar a sus amigas lo preciosas que eran…

9 comentarios:

Vittese dijo...

Muy oportuna la captura!
Saludos.

OZNA-OZNA dijo...

esta asturiana te da infinitas gracias por hacernos participes de la magna belleza de tus fotografías y letras. un besin muy grande.

Jan Puerta dijo...

Creo que es la primera vez que veo una libélula en la piel de una persona.
Muy buenas.
Un abrazo

Ana A. dijo...

Cuento precioso.

Es bonito dar con alguien que ponga un espejo frente a la belleza que no vemos de nosotros mismos, aunque no deja de ser triste necesitar que así sea. Me ha gustado tu cuento sip.

Lo mismo que la foto. Magia de instantes.

Besos.
A.

Abi E. dijo...

Hola Xurde, la has fotografiado de primera y con el relato que la acompaña has creado un conjunto redondo.

Un abrazo

amatamari© dijo...

The dragonfly is the dream of the butterfly ...
:-)
Wonderful story and exceptional shots!

ruthi dijo...

Me encantan las libélulas...y siempre he pensado que alguien debía dedicarles un relato tan bonito como el tuyo. Gracias por regalarnos momentos como estos y en definitiva, por compartir con todos tu sensibilidad. Sólo me queda decirte, que siempre es un placer pasear por este güertu que por lo que veo, está cada vez más cuidado y bonito.

Mela dijo...

Gracias Xurde ... por hacerme sentir un poco libélula ... sí, es verdad! He volado loca de contenta ... ahora entiendo cómo es que se posó sobre TI semejante arco-iris!

Me gusta el zoom de tu collage y el texto ... una delicia, leeré este cuento a Campanilla! Muacc

Anónimo dijo...

lo sabes...

Publicar un comentario