Siembran en mi güertu

Deja tu e-mail y te enviaré la cosecha del güertu a casa...

martes, 4 de febrero de 2014

Vidas lentas...


Ayer encontré un caracol que tranquilo subía por la ventana, me quedé unos instantes observándolo, viendo como desplazaba su cuerpo y su vida, lento, viscoso y adherente…

Giraba sus ojos en todas direcciones e imaginé que podía ver lo que ocurría los casi 360 grados que nos envuelven, su paso por la vida es lento pero controlador, nada se escapa a su retina.

Pensé: “Qué envidia los caracoles …!” Con su casa allá donde van, sin apresuramiento alguno observan el mundo que les rodea y su raudo caminar. Con los pies bien pegados a la tierra transitan, se deslizan, no arriesgan y viven…solo deben escoger bien el camino que los proteja de ser pisados, en su mundo no hay tropezones, no hay prisa…


Que envidia!!


7 comentarios:

Ali dijo...

Fíjate Jorge que yo sí le veo arriesgado a ese caracol. Porque, cuando decidió camina por un cristal, sin saber lo que es realmente un cristal, creyendo quizá que volaba, puesto que no veía que hubiese nada debajo de él, ya se aventuró bastante.

José Ramón dijo...

bonita foto

Anónimo dijo...

curiosa reflexión. poooobre caracol. prefiero a los que viajan sin mochilas, imagina por un momento como debe ser su vida con toda esa carga encima. no sientas envidia, seguro que él envidia la tuya. no corras que no hay prisa, disfruta mientras vives.

Ana A. dijo...

Preciosa fotoinstante. Me has recordado a Angel González, te lo dejo.

Si serenases
tu pensamiento, si pudieses
detenerte y pensar,
mirar en torno, tocar las cosas
entre las que pasas,
acaso
te sería más sencillo reconocer
rostros, no sé, lugares
gentes
que hablen tu mismo idioma y te comprendan.

Si fueses
capaz de hallar un sitio donde echarte
boca abajo, y cerrar
los ojos,
y mirar, despacio, dentro de tu
vida,
quizá
te resultase fácil averiguar
algo, saber
a qué lugares quieres
ir, de dónde vienes,
para qué estás aquí,
cual es tu nombre.

Pero el tiempo no existe,
y tienes prisa:
no hay sitio para ti en el descampado,
donde habitas,
el llanto
puede llegar de pronto, la luz cae
en la sombra - casi
invierno,
el otoño se vuelve lluvia y frío -
nadie mira hacia tí, anda,
apresúrate,
tu cuerpo fatigado necesita
descanso,
es ya de noche,
corre,
aquí tampoco,
es preciso llegar, no
te detengas,
sigue buscando, muévete, camina.


Bs.


Anónimo dijo...

El tiempo no existe, los relojes son un fraude, nos engañan para hacernos creer que manejamos los momentos, no nos paramos a pensar que nuestro planeta con sus días y sus noches es el dueño de nuestros sueños y corremos cómo si fueramos capaces de alcanzarlos.

Chapa dijo...

Vida arrastada como muitos de nós!

Anónimo dijo...

Dime que parte de tu cerebro activas para ver lo que nos enseñas en tus fotos....

Publicar un comentario en la entrada